La “Revelación de Sturgeon” en la literatura

      Comentarios desactivados en La “Revelación de Sturgeon” en la literatura

Hace unos meses descubrí un alijo de libros sin leer. No, no tengo una cueva donde los guardo, ni una caja fuerte, ni volví a alguna de mis anteriores casas. Hablo de libros electrónicos, en concreto en el sitio web de Baen, que es una editorial dedicada a publicar literatura de corte militar dentro del género de la ciencia ficción.

Ahí es nada. Un nicho dentro del otro. No obstante no debe de irle mal porque todos los meses saca un montón de títulos nuevos y los precios están entre los de las novedades absolutas y la típica basura auto publicada.

Pues bien, allí había unos cien libros que no sabía que tenía, mayormente resultado de una suscripción a las ediciones gratuitas, que fueron añadiéndose a lo largo de los años en los que no entré ni me acordé de aquella cuenta. Y de hecho, mantengo un saldo positivo de 10 dólares, ya veremos en qué me los gasto.

Baen edita, cada año, una colección de cuentos gratuita y otra de ensayos, por lo que allí los tenía, del 2011 al 2019, esperando pacientemente que yo volviera a entrar.

Construí un paquete con todo lo que tenía y me lo bajé. Lo añadí a mi biblioteca de Calibre de libros comprados sin que ésta protestara, por lo que genuinamente eran obras que no tenía registradas, aunque al revisar los títulos no gratuitos recordaba haber leído alguno.

¿Qué hice entonces? Miré en detalle todos mis libros comprados que residían en Calibre, y descubrí aproximadamente unos doscientos de los que no solo no tenía memoria de haberlos leído, sino de haberlos tenido.

En general, y salvo excepciones, formaban parte de bundles, esas colecciones de ebooks que algunas webs ofrecen por un precio más que ínfimo. Y esa era la razón que estuvieran ahí, porque yo no suelo comprar ebooks a tontas y a locas aunque sean de precio bajo.

Sobre todo si son de precio bajo.

Los convertí a ePub y me los dejé caer en la aplicación de Libros de mi Mac., siendo añadidos a The Pila(tm). Es decir, de repente tenía sobre doscientos libros más para leer. Teniendo en cuenta que muchos de los que ya residían en The Pila(tm) son obras completas de varios autores, puedo muy bien morirme de viejo y no haberlos terminado todos.

Entra Sturgeon, aunque dejo para el final la explicación.

Al cabo de unos días terminé lo que llevaba entre manos y cogí el primero que, literalmente, se me puso debajo del dedo. Ya sabéis que sigo la regla del 10% y luego la del 20%, lo que viene a decir que descarto muchos libros al llegar a esos dos porcentajes de lectura.

Descarto uno porque va de vampiros y de humanos potenciados. El siguiente era de fantasía urbana. No tengo nada contra ello, pero que la lea quien le guste. A mi me parece basura solo por la temática.

Hago una poda rápida y descarto unos 20 o así, que son de esos temas. Ciencia ficción con zombies, con hombres lobos o romántica. ¿Romántica de ciencia ficción? Pues sí, y también ciencia ficción Amish. Para variar, en el culo está el gusto.

Hoy he acabado con los doscientos libros. Me ha costado sobre una semana y, de hecho, este domingo he descartado los aproximadamente cien últimos.

He estado toda la mañana abriendo libro, leyendo unas páginas y mirando en Goodreads de qué va. Descartados todos los que sean un primer volumen de una serie, que muchos bundles vienen llenos de basura de ese tipo, aunque no siempre porque a veces te encuentras series completas. De ciencia ficción romántica. O de vampiros y hombres lobo.

En fin.

Al final, de los doscientos, han quedado siete sin contar los anuales de Baen, de los que he leído dos y tienen buena pinta. Dos de la serie de Honor Harrington, que no sé si leeré o no. Los he dejado porque la serie tiene cierta fama y lo mismo me gustan. (Cuando escribí este texto, no sabía si iba a leer a Honor o no. En las fechas en las que esto sale publicado, me he leído las ocho novelas que han sido traducidas al español, y tengo al resto -creo que nueve más-, en la lista de pendientes.)

Una novela en el universo de Star Trek. Nunca he leído nada ambientado en ese universo, tan solo he visto las películas y algunas series. Pero vamos, que con el ojeo rápido que he hecho lo más seguro es que no pase de ese 10%.

Y otras tres novelas que pienso van a estar interesantes, una de Blaze Ward, el mismo autor que la de la serie Science Officer que no estaba mal y dos de Erik Flint, que es otro autor que también suele gustarme.

Al final, las cien novelas olvidadas y las otras de los bundles tenían su razón de ser, y las no olvidadas y decentes ya las había leído casi todas.

Parafraseando a Sturgeon: el noventa por ciento de todo es basura. En el caso de la literatura amateur, el noventa y nueve por ciento.