Hacete una tostadora de pan con tus propias manos

Antes de nada, quiero comentar que voy a dejar de poner prefijos en las entradas; a qué sección pertenece cada una se verá en la categoría del lateral. Y para ello iniciamos nueva sección que voy a llamar El Grafeno, y que va a consistir en demostrar o explicar lo jodidamente imbéciles que podemos llegar a ser, sin darnos cuenta que o bien nos han puesto una zanahoria delante colgada de un palo –ya sabéis mi afición por los palos y los palitos—o bien se trata de una obviedad tan obvia, que una vez descubierta va a causar muchas risas.

Y el caso que nos ocupa es del segundo tipo. El Inoreader me recolecta una entrada de Microsiervos en la que comentan el intento de un tío por fabricarse una tostadora desde cero con sus propias manos. Echadle un ojo antes de volver aquí, sobre todo al vídeo que enlazan.

No he podido evitar reírme con la entrada, por lo estúpida que es. No la entrada en sí, sino el hecho de intentar fabricarse uno una tostadora en pleno siglo XXI. Luego Avly entra en temas económicos un poco meningíticamente pajeriles.

¿Qué sentido tiene intentar fabricar una tostadora moderna cuando la puedes comprar por 10 euros o menos? Me diréis que porque sí, por si la civilización se acaba y queremos tener una para hacernos nuestro pan tostado… 

En primer lugar, y respecto a las explicaciones económicas: si la sociedad se va a la mierda, que tiene todos los visos de que va a ser así, esas explicaciones son mierda de toro, que diría un estadounidense, básicamente porque no habrá economía tal y como la concebimos ahora mismo.

En segundo lugar, la tostadora descrita es de las más complejas. La que yo tengo no solo tiene menos partes móviles, sino que con un alambre y una chapa se puede hacer: tómese el alambre, enrollese sobre una ramita más o menos recta (ya volveremos sobre la ramita), sáquese la ramita y sujétese la resistencia así construida sobre un taco de madera. Conéctese cada extremo a la alimentación eléctrica y… ¡tachán! Tostadora. Como la que tengo yo en la encimera de mi casa, aunque la mía es más elaborada, y por supuesto comprada y con su interruptor y todo.

Espera, espera, que la civilización se ha ido a la mierda. Jooooder, que no tenemos corriente eléctrica. Pues nada, en el butano de la casa, y encima algo más fácil. Una lámina metálica un poco rugosa o con vetas sobre el hornillo, y si encima le pones dos asitas, mireusté, tiene una carmela de toda la vida.

Qué cosas. No hace falta mucho, la verdad, pero claro, si la civilización se ha ido a la mierda, no tendremos butano en casa, sino una hoguera hecha con palos de madera.

Pues nada, coge usted la rebanada de pan, le mete el palo de antes por detrás a mitad de la rebanada, la coloca vertical y apoyada con el palo encima de una piedra cerca del fuego y la va vigilando.

Os aseguro que el pan tostado así sabe mucho mejor que realizado con cualquier otro medio. Por experiencia. 

Ah, se me olvidaba, otra cosa sería cómo hacer el pan, pero eso quizás lo dejamos para otro momento, aunque usted necesitará ir recogiendo el trigo, agua, la misma fogata de antes, y dos piedras. O para que se la machaque uno o para moler el trigo. 

¿No os dais cuenta de que si la civilización se va a la mierda, lo que menos vamos a necesitar es una tostadora moderna?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *